PrremiereVision
Proquipsa

Los incendios en la Amazonia amenazan también a la industria del cuero de Brasil

| 2 septiembre, 2019 | Comentario

Los más de 80.000 incendios activos en la Amazonia no solo están devastando miles de kilómetros cuadrados de selva, sino que ponen en riesgo algunos de los principales sectores estratégicos de Brasil, como el del cuero. Ante las crecientes críticas en todo el mundo contra la gestión de la crisis medioambiental por parte del Gobierno de Jair Bolsonaro y por la responsabilidad de algunas empresas brasileñas en la desforestación del considerado «pulmón del mundo», algunas compañías internacionales han anunciado que dejarán de adquirir productos de sus proveedores brasileños hasta que puedan garantizar que estos no contribuyen a la destrucción de la Amazonia. Una de estas empresas ha sido VF Corporation, la cual ha amenazado con suspender sus compras de cuero brasileño hasta tener «la confianza y seguridad» de que este material «no contribuye al daño ambiental en el país», según recoge un comunicado de prensa del grupo.

Algunas compañías internacionales han anunciado que dejarán de adquirir productos de sus proveedores brasileños hasta que puedan garantizar que estos no contribuyen a la destrucción de la Amazonia

Esta multinacional de artículos de moda, propietaria de marcas tan populares como Vans, Timberland, Dickers, Kipling o The North Face, no ha especificado por el momento cuál es el volumen de sus importaciones de cueros de origen brasileño ni qué mercados alternativos baraja para el aprovisionamiento de esta materia prima.

Por su parte, el Centro de Industrias de Curtidos de Brasil (CICB) confirma que las curtidurías brasileñas con las que trabaja VF Corporation han recibido una solicitud de información de la trazabilidad de sus curtidos, pero que, por el momento, la suspensión de pedidos «no se ha materializado y los suministros y exportaciones continúan con normalidad». Desde el CICB sí consideran que, de extenderse un boicot internacional sobre el cuero brasileño, sus consecuencias serían «desastrosas», teniendo en cuenta que es una industria que exporta más del 80 por ciento de su producción y genera 2.000 millones de dólares al año en ventas al exterior.

El cuero en el punto de mira
Los descomunales incendios que se extienden por la Amazonia están sirviendo como excusa para atacar al sector del cuero, al cual acusan de estar detrás de estas quemas intencionadas. Los detractores del cuero sostienen que los ganaderos provocan los incendios para ganar tierras de cultivo para los pastos con los que alimentan a su cabaña. Para apoyar esta afirmación la ONG Greenpeace ya publicó en 2009 un informe titulado Matanza en la Amazonia, el cual señalaba con dureza a empresas del sector de la alimentación, con participación en el negocio de la curtición, como JBS.

Este estudio incurría en el frecuente error de pensar que el ganado bovino se cría para producir cuero y obviar que esta materia prima no es más que un subproducto de la industria cárnica del que los agricultores no obtienen ningún beneficio o dicho de otro modo, como muchas veces recuerdan los portavoces de los curtidores, «ningún animal se sacrifica para curtir su piel». Además la imputación de la responsabilidad de la huella medioambiental de la industria cárnica a la industria de la curtición no se sostiene ni siquiera con las últimas cifras. Así, mientras que los incendios del verano de 2019 se reconocen los más graves, extensos y perniciosos de las últimas décadas, los precios de las pieles crudas brasileñas han caído un 53 por ciento en los pasados dos años, es más, según reconocen los propios ganaderos brasileños, más de un 10 por ciento de las pieles de sus reses ni siquiera encuentran comprador en la subasta de pieles en bruto y se desechan sin llegar a tratarse (contribuyendo a su vez al aumento de los desperdicios y la contaminación en vertederos).

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

comelz