InicioActualidadJuan Carlos Campo: «El curtidor español es un “gladiador”: 
lucha como el...

Juan Carlos Campo: «El curtidor español es un “gladiador”: 
lucha como el que más por su negocio»

Juan Carlos Campos, gerente de Índigo Química
Juan Carlos Campos, gerente de Índigo Química

Tras licenciarse en Químicas en la Universidad de Murcia, pasar por la Escuela de Tenería de Igualada (Barcelona) y trabajar para diversas empresas del sector químico como Curtex Industrias Sintéticas, BASF o Jacobo Gómez e Hijos, Juan Carlos Campos crea a principios de 2003 la compañía Índigo Química. Aunque en un principio se funda como distribuidora de productos de BASF para la industria de curtidos en Lorca (Murcia), con los años ha pasado a comercializar productos de otras marcas y en otros países como Francia, Bélgica, Túnez o Nigeria. Recientemente, y a pesar de la crisis, Índigo Química acaba de inaugurar instalaciones nuevas.

LEDERPIEL: Háganos un breve resumen de la historia de Índigo Química.
JUAN CARLOS CAMPOS: Índigo Química comienza su andadura como distribuidor de los productos para la industria de curtidos de BASF en Lorca en enero de 2003. En aquella época se trataba de asistir solo al mercado de Lorca. Las circunstancias fueron llevando a nuestra empresa a ampliar su mercado así como su paleta de productos. A raíz de la desaparición de determinados productos en la gama de BASF, Índigo Química comenzó a comercializar productos de otras casas, así como productos de formulación propia. Al mismo tiempo se nos presentó la posibilidad de vender estos productos que ya no eran de BASF en otros mercados e, incluso, en otros países como Nigeria.
En 2008 comenzamos a comercializar tanto los productos de BASF como los nuestros en el mercado francés y belga. En este tiempo entra a formar parte de nuestra empresa el equipo técnico comercial de Francia formado por tres técnicos y una administrativa-comercial interna. Para este fin, se crea nuestra filial en Francia, Indigo Chimie. Poco después, en 2009 empezamos a visitar la zona norte de la península así como a los curtidores de la zona de Madrid y Alicante.
Y fue en 2010 cuando comenzamos nuestro proyecto de asistencia al mercado de Túnez, donde disponemos de un representante que atiende este mercado y donde, como es normal, realizamos visitas técnicas periódicas.
Actualmente, nuestra plantilla, que en estos días se ha visto ampliada por un técnico más, consta de siete técnicos (tres de acabados y cuatro de húmedo), cinco administrativos, tanto para España como para comercio exterior, y dos responsables de nuestro almacén principal.

Nuestras nuevas instalaciones significan una apuesta por el mercado español que, no nos engañemos, está disminuyendo

L.: Tras más de una década trabajando con el sector español de la curtición, ¿cuál considera que es el mayor logro de la empresa?
J. C. C.: Una vez asumido el reto de entrar en el mercado de Francia donde las empresas son extremadamente exigentes ya que sus artículos van dirigidos al mercado de la marroquinería de lujo en su mayoría, el mayor logro ha sido haber conseguido un nicho de ese mercado. También que, gracias a la capacidad de nuestros técnicos, mantenernos a la altura de otras grandes casas de productos químicos de renombre.
L.: ¿Cuál es la relación de Índigo con la multinacional química BASF?
J. C. C.: Desde el inicio de Índigo Química, nuestra relación contractual es la de distribuidor y proveedor, pero esto no es todo: con BASF mantenemos una relación que va mucho más allá, ya que no hay que olvidar que la mayoría del personal de Índigo Química proviene de BASF, que es una empresa a la que le debemos mucho y a la que le estamos muy agradecidos.

L.: Recientemente han estrenado nuevas instalaciones. ¿Cuáles serán sus funciones? ¿Esta inauguración significa que Índigo Química seguirá apostando por el sector de curtidos en España?
J. C. C.: Para nosotros es un orgullo haber podido disponer de estas nuevas instalaciones. Necesitábamos un cambio ya que hasta este momento estábamos ubicados en una delegación dimensionada exclusivamente para el mercado de Lorca desde hace más de 40 años, y ya no podíamos permanecer allí por más tiempo. Hemos conseguido centralizar nuestros almacenes en uno solo, donde podemos tener un mayor control de los productos y su expedición; hemos multiplicado por 3 o 4 nuestra superficie de laboratorios para mejorar nuestro servicio, tanto de atención al cliente como para nuestra investigaciones internas. Y sí, el cambio significa una apuesta por el mercado español que, no nos engañemos, está disminuyendo, aunque estamos convencidos de que podemos seguir aportando nuestro grano de arena al mismo tiempo que esperamos que nuestros clientes entiendan nuestro esfuerzo.

L.: ¿Cuáles son los productos y servicios estrella de Índigo Química?
J. C. C.: En cuanto a nuestros productos, independientemente de los productos habituales del mercado, realizamos sondeos periódicos por Italia y Francia con el fin de conocer las tendencias de moda, no solo en cuanto a colorido y artículos, sino también en cuanto a productos con los que conseguir estos artículos. Cada año ampliamos nuestro catálogo con determinados productos-moda que nos permiten ayudar a nuestros clientes en un tema tan importante para ellos como es el de los cambios de moda, que se presentan cada seis meses en nuestros mercados. Y en cuanto al servicio, yo destacaría la profesionalidad de nuestros técnicos, que son las verdaderas estrellas de nuestra empresa, lo cual está reconocido no solo desde dentro de nuestra empresa, sino también en casa de nuestros clientes.

L.: ¿Cómo enfoca Índigo Química el tema de I+D tan comentado durante estos últimos tiempos?
J. C. C.: En Índigo Química somos conscientes de que no podemos ignorar este apartado si queremos crecer y progresar. Dentro de nuestras posibilidades, siempre tenemos una parte de nuestro laboratorio dedicada a nuevos retos. Concretamente, llevamos tiempo trabajando en el tema del uso de sales de titanio dentro del proceso de elaboración de pieles. Por otro lado, debido a determinadas circunstancias, nos hemos visto obligados a estudiar el comportamiento y aplicación de colorantes reactivos para textil dentro de la estructura del cuero, apartado que nos está dando buenos resultados. Y, por supuesto, continuamente trabajamos en la búsqueda de productos y colorantes que mejoren la calidad de los artículos que realizamos. Nuestro laboratorio es un laboratorio vivo que, por supuesto, está al servicio de nuestros clientes pero, sobre todo, está para desarrollar nuestro I+D.

La entrada de pieles y/o artículos de cuero en Europa que no cumplen en el Reach nos perjudica tanto a a la salud como a los negocios

L.: ¿Cuáles son los principales mercados de Índigo Química?
J. C. C.: Actualmente estamos implantados en España, Francia, Bélgica, Túnez y Nigeria, aunque en este país no prestamos asistencia técnica. A su vez, realizamos algunas asesorías en determinadas tenerías de otros países que nos lo piden.

L.: ¿Qué cuota de mercado aproximada ocupa España dentro de la facturación total de Índigo Química?
J. C. C.: Dicen los expertos que lo mejor para las empresas españolas actualmente es que exporten; pues bien, Índigo Química, durante los últimos tres años y lo que llevamos de este, ha evolucionado en cuanto a sus cifras de exportación de la siguiente manera: 33 por ciento, 36 por ciento, 46 por ciento y 48 por ciento.

L.: ¿Cuáles son las principales vías de investigación que desarrolla actualmente la industria química en referencia al proceso de curtición?
J. C. C.: La industria química de curtidos está en continua investigación y en continuo cambio ya que, cada vez más, las leyes medioambientales obligan tanto a los curtidores como a los proveedores de productos químicos a utilizar y suministrar respectivamente productos acordes con las legislaciones vigentes, y esto obliga a investigar continuamente en estos términos. Por otro lado, al ser el cuero un material que en algunos casos está en contacto con la piel, también estamos obligados a suministrar productos que no afecten a la salud del consumidor y, en este campo, cada vez somos más estrictos y rigurosos.

ha llegado el momento de poner un poco de estrategia y adaptarse a las nuevas tendencias, solo sobrevivirán los que se adapten a las exigencias de los mercados

L.: ¿Cree que la implantación de la relación de químicos prohibidos Reach es positiva para el sector curtidor europeo?
J. C. C.: Evidentemente la prohibición de productos que pueden ser o que son peligrosos para la salud siempre es positiva para la sociedad. Dicho esto, si nosotros trabajamos con esta premisa pero permitimos al mismo tiempo que entren pieles y/o artículos de cuero en Europa realizados sin tener en cuenta esta legislación, nos perjudican tanto desde el punto de vista de la salud como de los negocios, ya que, evidentemente, los artículos realizados sin tener en cuenta esta legislación resultan mucho más baratos de fabricar y, por tanto, de comercializar.

L.: ¿Cómo cree que evolucionará la curtición de pieles en el futuro y, especialmente, en España?
J. C. C.: Hay una cuestión que es evidente y es que, desde hace años, en Europa se está sucediendo una criba de empresas de curtidos, hasta que en cada país se quedan las que pueden atender el mercado y con los artículos y precios adaptados a las necesidades del mismo; en Alemania ocurrió hace años, en Francia ocurrió recientemente y en España esta ocurriendo ahora. El curtidor español es un gladiador, lucha como el que más por su negocio, pero ha llegado el momento de poner un poco de estrategia y adaptarse a las nuevas tendencias, solo sobrevivirán los que se adapten a las exigencias de los mercados; no se puede seguir peleando contra el calzado que viene de oriente. Se podría pensar en adaptar las tenerías para hacer otros artículos más adecuados, calzado de calidad, marroquinería, tapicería para automóviles y muebles… Es muy fácil decirlo y no tanto hacerlo pero, hoy en día, nada es fácil.

Share
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más vistos