TFL adquiere la división de cuero de Lanxess

| 28 septiembre, 2020 | Comentario

En los últimos años el sector químico para la curtición ha avanzado hacía la concentración empresarial, mediante la absorción de compañías y la creación de unos pocos grandes grupos. El último movimiento en este sentido lo ha tomado TFL, compañía química especializada en soluciones para el sector del cuero, que a mediados de agosto acordó la adquisición del negocio de productos químicos orgánicos para el cuero de Lanxess. El precio de compra comprende un componente fijo de 80 millones de euros y otro variable según el rendimiento de hasta 115 millones de euros. La transacción todavía está sujeta a la aprobación de las autoridades pertinentes, pero se calcula que se cerrará finalmente a mediados de 2021.

Lanxess fabrica una amplia gama de productos químicos para el cuero en sus plantas de Leverkusen (Alemania), Filago (Italia) y Changzhou (China) y, además, dispone de una red de laboratorios y oficinas de ventas en todo el mundo. TFL adquirirá las instalaciones y se hará cargo de toda su plantilla, compuesta por alrededor de 460 empleados. En 2019, Lanxess facturó algo menos de 100 millones de euros. Con esta operación, TFL pasará a ser una de las mayores compañías químicas mundiales especializadas en el sector del curtido, con cerca de 1.200 trabajadores en plantilla, instalaciones de producción en Alemania, Italia, Francia, Brasil, India y China, presencia en más de 90 países y una facturación aproximada de 450 millones de euros.

TFL pasará a ser una de las mayores compañías químicas mundiales especializadas en el sector del curtido, con cerca de 1.200 trabajadores en plantilla, instalaciones de producción en Alemania, Italia, Francia, Brasil, India y China, presencia en más de 90 países

«Estamos encantados de anunciar esta adquisición y esperamos unir con éxito dos negocios de productos químicos para el cuero líderes en el mundo. El negocio combinado ofrecerá una gama incomparable de soluciones innovadoras y sostenibles de alto rendimiento para la industria del cuero», explica Peter Amann, director ejecutivo del grupo TFL. «Nuestra objetivo es dar lugar a la mejor compañía de productos químicos para el cuero del mundo, fortaleciendo nuestro catálogo de productos, especialmente el dedicado al sector automotriz», añade.

Por parte de Lanxess, su presidente, Matthias Zachert, sostiene que «esta transferencia a TFL abrirá nuevas perspectivas de crecimiento y desarrollo para el negocio y, por lo tanto, lo fortalecerá significativamente». «Al mismo tiempo, estamos logrando que Lanxess sea algo más independiente de la industria automotriz, una industria objetivo clave para los productos de cuero», comenta Zachert. Con esta venta, Lanxess se retira por completo de los productos químicos para el cuero, tras haberse desprendido el pasado año de su participación en la mina de mineral de cromo de Sudáfrica y de su negocio de productos químicos con cromo, vendida en agosto de 2019 a Brother Enterprises, fabricante chino de químicos para la curtición de pieles. Además, a finales de 2017 cerró su planta especializada en la fabricación de dicromato sódico y sales de cromo para la curtición de pieles situada en Zárate (Argentina).

Otras operaciones
La industria química para la curtición de pieles llevará varios años envuelta en grandes operaciones de compra y venta de compañías que dan como resultado un sector mucho más concentrado. Por ejemplo, la multinacional Stahl ha adquirido en los últimos años las divisiones de cuero de otras grandes empresas del sector como Clariant (2014) o BASF (2017). Por otro lado, también en 2017, Smit & Zoon se hizo con el control de la compañía italiana Codyeco.

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

comelz