LVHM continúa comprando participaciones en curtidurías

| 14 enero, 2020 | Comentario

Las grandes firmas de lujo continúan asegurándose el abastecimiento de cueros mediante la adquisición de curtidurías. En este caso ha sido el grupo francés LVHM, propietario de marcas como Dior, Céline, Fendi, Loewe o Louis Vuitton, a través de su división Mètiers d´Art, el que ha comprado parte de las acciones de la curtiduría italiana Masoni Industria Conciaria.

«Con esta operación, LVMH Métiers d’Art se compromete a apoyar a la curtiduría Masoni con inversiones a largo plazo, con el objetivo de consolidar su creatividad e innovación artesanal, así como su fortaleza empresarial y desarrollo internacional», explican en un comunicado conjunto ambas compañías.

Con sede en Santa Croce sull’Arno en la Toscana, Masoni es una curtiduría fundada en 2001 por Fabrizio Masoni. En la actualidad produce al año alrededor de 600.000 metros cuadrados de cueros y emplea a 60 trabajadores. No obstante, se espera que en los próximos meses se amplíe la plantilla.

Compra de curtidurías
Esta no es la primera (y seguramente no será la última) operación para entrar dentro de la dirección de curtidurías por todo el mundo con el objetivo controlar la producción de cueros que luego darán forma a sus bolsos, zapatos y demás artículos de piel. De esta manera, LVHM Métiers d’Art ya se unió a Heng Long en Singapur, en 2012 adquirió la firma francesa Roux y en 2015 compró participaciones de la curtiduría española Riba-Guixà.

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

comelz