Potenciales reductores en cuero acabado para evitar la exposición química a formaldehído

| 5 abril, 2019 | Comentario

Inescop, Centro de Innovación y Tecnología, en el marco del proyecto IVACE I+D NOFORMALD en cooperación con empresas de la Comunidad Valenciana, trabaja en adaptar la metodología para determinar la migración de formaldehído tras un contacto directo y prolongado con materiales de cuero durante el uso de calzado. Asimismo, también trabaja en la validación de secuestrantes de formaldehído aplicables a cuero acabado, posibilitando así al sector cuero y calzado ofertar materiales con garantías de inocuidad.

Teniendo en cuenta los posibles riesgos químicos que un bien de consumo como el calzado puede generar sobre el consumidor, es esencial considerar que son muchas las sustancias químicas utilizadas en los procesos de fabricación y/o tratamientos a los que se someten los materiales de calzado. La presencia de algunas de estas sustancias, a determinados niveles de concentración, puede resultar perjudicial para la salud humana del consumidor. Más concretamente, el formaldehído. Este, además de presentar carácter carcinogénico según IARC (International Agency for Research on Cancer) es considerado un sensibilizante y alérgeno por contacto, y se puede encontrar en el cuero debido al uso principalmente de resinas sintetizadas con formaldehído y compuestos como dicindiamida, urea y melanina en el proceso de recurtición.

Según los últimos estudios publicados por la Red Española de Vigilancia de Alergia de Contacto, el formaldehído presenta una prevalencia por sensibilización de 2,58 por ciento, y, sin embargo, no existe ninguna restricción legal en cuero a nivel europeo y nacional, solo en textiles en algunos países como Finlandia y los Países Bajos.

En China, en cambio, está restringido en calzado con límites de 75 y 150 mg/kg, si los materiales presentan un contacto directo o no con la piel, respectivamente, y con un límite de 20 mg/kg, si el calzado está dirigido a usuarios menores de 2 años.

Las grandes marcas de calzado, atendiendo a dinámicas de responsabilidad social corporativa, imponen requisitos en cuanto a formaldehído a sus proveedores de materias primas

También las grandes marcas de calzado, atendiendo a dinámicas de responsabilidad social corporativa, imponen requisitos en cuanto a formaldehído a sus proveedores de materias primas (cuero y textil). Pero el hecho de no existir restricción unificada de obligado cumplimiento implica que muchos fabricantes de pieles no se preocupen por minimizar el contenido final de formaldehído, lo que queda constatado por la experiencia de Inescop en cuanto al elevado número de resultados positivos encontrados en cuero, muchas veces en concentraciones elevadas, implicando una sensibilización por contacto del consumidor a esta sustancia.

La oclusión del pie dentro del zapato genera en el microclima pie-zapato severas condiciones de temperatura y humedad, que junto con las condiciones fisiológicas de la piel del pie, hacen que el formaldehído migre desde el cuero hacia el sudor humano llegando a ser bioaccesible a la piel. Sin embargo, las condiciones de liberación del formaldehído establecidas en la metodología normalizada para su análisis, no representan el escenario de exposición «real» durante el uso de artículos de cuero como el calzado u otros, dado que la extracción se realiza a un pH aproximado de 7 cuando el pH del sudor humano está próximo a 5,5 y no considera una solución de sudor artificial como agente de extracción. Por otro lado, se desconoce si el tiempo de extracción establecido es suficiente para que la liberación de formaldehído libre alcance el estado estacionario, dada la poca bibliografía existente sobre cinéticas de difusión del formaldehído desde materiales de cuero.

Para solventar esta problemática Inescop plantea adaptar la metodología de análisis de formaldehído existente y desarrollar cinéticas de migración, simulando las condiciones de exposición «real» durante el uso de calzado, que ayude a establecer el riesgo químico al que está expuesto el consumidor. Esta investigación la está llevando a cabo en el marco del proyecto NOFORMALD, financiado por IVACE y el Fondo Europeo Feder, en colaboración con empresas de la Comunidad Valenciana.

Puesto que estos materiales van a estar en contacto directo con la piel humana se pretende evitar en la medida de lo posible secuestrantes químicos críticos para el usuario

Por otro lado, pretende validar secuestrantes de formaldehído que minimicen su contenido en materiales de cuero a lo largo de su vida útil, de aplicación directa sobre producto acabado. Puesto que estos materiales van a estar en contacto directo con la piel humana se pretende evitar en la medida de lo posible secuestrantes químicos críticos para el usuario y medioambiente, investigando residuos agrícolas ricos en polifenoles para reducir el contenido de formaldehído.

Los resultados del proyecto permitirán a fabricantes, proveedores de cuero y fabricantes de calzado disponer de herramientas necesarias para poner en el mercado productos con garantías de inocuidad.

Proyecto a presentar a la convocatoria de ayudas del IVACE dirigidas a centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana para el desarrollo de proyectos de I+D de carácter no económico realizados en cooperación con empresas para el ejercicio 2019.

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , , ,

Categoría: Reportajes

Dejar comentario

comelz