Cómo saber si el cuero es compostable

| 29 diciembre, 2020 | Comentario

Informe realizado por Inescop

La tendencia sostenible que está viviendo la industria del calzado ha hecho que en el sector proliferen nuevos materiales catalogados como sostenibles, entre los que se encuentra el cuero. De hecho, en la actualidad se trabaja en el desarrollo de cueros biodegradables y compostables. Pero en este sentido, es importante verificar mediante ensayos estandarizados estas propiedades. Por ello Inescop, en el marco del proyecto BIOREQ, financiado por el Ivace y los Fondos Feder, trabaja en una metodología de ensayo que permita establecer los requisitos necesarios para validar el cuero como material compostable.

En la actualidad uno de los principales retos a los que se enfrentan los fabricantes del sector del cuero es conseguir aumentar la eficiencia medioambiental tanto en lo que se refiere a productos terminados como en los procesos de transformación de la piel en cuero. En este sentido, un punto clave es la necesidad de desarrollar nuevos agentes curtientes, pero también la implementación de tecnologías innovadoras eficientes en el uso de los recursos, que minimicen la utilización de sustancias químicas y la generación de residuos.

En la actualidad, la Unión Europea (UE), a través del desarrollo de nuevas leyes sobre residuos, está impulsando al sector del cuero a acelerar dichos cambios, encaminados a mejorar la sostenibilidad de sus materiales, puesto que cada vez se restringe más la tipología de materiales que pueden ser destinados a los vertederos de residuos urbanos. De esta forma, la UE aprobará antes de 1 de enero de 2023, con plazo de aplicación 1 de enero de 2024, una relación de residuos, entre los que se incluye el cuero, que no se aceptarán en vertederos por tratarse de residuos aptos para la reutilización, el reciclado u otro tipo de valorización.

Cuero como compost para plantas
Una manera de promover el uso sostenible del cuero, después de su vida útil, sería destinarlo a compostaje y su posterior utilización como fertilizante para plantas, una vez que este haya sido reducido a materia orgánica mineralizada. Para esto se hace necesario el desarrollo, además de cueros más sostenibles y libres de cromo, de metodologías y normas estandarizadas que permitan evaluar de forma clara y precisa el potencial de estos materiales para ser utilizados para fines de compostaje. Actualmente no existe ningún procedimiento o norma propia para evaluar el cuero como posible candidato a un procesado de compostaje, cosa que sí existe, por ejemplo, para el sector del plástico.

El proyecto tiene como objetivo establecer los requisitos necesarios para validar el potencial que un cuero tiene para ser utilizado, tras su vida útil, como compostaje industrial o doméstico.

De esta problemática surge el proyecto «BIOREQ. Establecimiento de requisitos de ensayos para cuero sostenible», financiado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) y los Fondos Feder a través del Programa de Proyectos de I+D para Centros Tecnológicos 2020. El proyecto tiene como objetivo establecer los requisitos necesarios para validar el potencial que un cuero tiene para ser utilizado, tras su vida útil, como compostaje industrial o doméstico.
Como punto de partida para este proyecto se ha tomado como base la norma internacional UNE-EN 13432, que determina los requisitos de ensayos para plásticos. «Estamos poniendo a punto, mediante ensayos de laboratorio, pruebas de compostaje en medio sólido, biodegradación en medio líquido, así como ensayos de toxicidad y ecotoxicidad específicos para cueros, que nos permitirán establecer las bases para validar el cuero como material apto para su compostaje industrial o doméstico», explica el doctor Marcelo Bertazzo, responsable de la investigación en Inescop.

Para llevar a cabo la investigación, Inescop cuenta con equipos propios de biodegradación en medio líquido y de compostaje en medio sólido. «Contar con el equipamiento adecuado, nos permitirá una comparación exacta de ambas metodologías y del grado de mineralización de los cueros analizados, al tiempo que se determinará el porcentaje de biodegradación de estos, así como su toxicidad y ecotoxicidad, después de su degradación y mineralización», asegura Bertazzo.

El proyecto BIOREQ contribuirá a impulsar el sector del cuero, facilitando su revalorización al final de su vida útil, contribuyendo además con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Con este proyecto, además de validar el cuero como material compostable, se busca desarrollar alternativas para que los tiempos sean más rápidos que los observados en la actualidad en la norma UNE-EN 13432, que necesitan un período de entre seis y ocho meses para validar un material. «En nuestro caso, reducir el tiempo global de los ensayos es importante, ya que permitiría desarrollar nuevos materiales y procesos y su posible aplicación industrial, de una manera más ágil, atendiendo así a los dictámenes de la moda», concluye el responsable del proyecto, Marcelo Bertazzo.
En definitiva, el proyecto BIOREQ contribuirá a impulsar el sector del cuero, facilitando su revalorización al final de su vida útil, contribuyendo además con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, principalmente en la categoría de industria innovadora (ODS 9) y producción responsable (ODS 12).


Proyecto cofinanciado por los fondos FEDER, dentro del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , ,

Categoría: Reportajes

Dejar comentario

comelz