El diccionario, campo de batalla de la industria del cuero

| 12 abril, 2018 | Comentario

Una de las batallas más importantes para la industria curtidora de pieles se está librando en un escenario inesperado: el diccionario. La protección del término «cuero» se ha convertido en los últimos meses en una prioridad para todas aquellas organizaciones defensoras de la curtición. La proliferación en los últimos tiempos de etiquetas equívocas y confusas como «cuero vegano», «ecopiel», «cuero ecológico», «piel ética» y otras por el estilo está obligando a las asociaciones sectoriales a redoblar sus esfuerzos por garantizar  el uso adecuado de la palabra «cuero».

El último intento por redefinir este término se ha vivido hace unos días con la campaña puesta en marcha por la asociación animalista PETA para instar a los responsables de los diccionarios de referencia en inglés Oxford y Merriam-Webster para que amplíen la definición de «cuero» y haga referencia tanto a la piel animal curtida como a otros materiales sintéticos que lo imitan. «A medida que nuestra cultura evoluciona, también lo hacen nuestras palabras, incluida la palabra “cuero”», explican desde PETA. «Está claro que los diccionarios necesitan ampliar la definición de “cuero” para reflejar el hecho de que su función puede ser realizada fácilmente tanto por un tejido natural como por uno sintético», añaden.

Reacciones de la industria del cuero
Las reacciones por parte de la industria del cuero no se han hecho esperar. Desde la Confederación de Asociaciones Nacionales de Curtidores y Aparadores de la Comunidad Europea (Cotance) califican la propuesta de PETA como de «atentado al lenguaje y a la cultura». «PETA ha sobrepasado todos los límites», opinan los portavoces de Cotance, quienes insisten en exigir a la Unión Europea que «ponga fin a esta pesadilla» y elabore de una vez por todas un reglamento de autenticidad del cuero que regule el etiquetado de los artículos confeccionados con este material.

Por su parte, Stephen Sothmann, presidente de la asociación americana de pieles y cueros Ushsla, ha remitido una carta a la editorial del diccionario Merriam-Webster solicitando «encarecidamente» que rechace la solicitud de PETA de modificar la entrada de la palabra «cuero». «La definición de “cuero” es ampliamente conocida y entendida por todos como un material curtido de la piel animal. Su diccionario así bien lo define y así se ha usado, tanto en inglés como en otros idiomas, a lo largo de la historia», explica Sothmann. Y añade, «los productos hechos con materiales que no proceden de la piel animal no son cuero, sino otra cosa. De hecho, estos materiales ya tienen nombres definidos en los diccionarios como “poliuretano” o “polímero”. Por lo tanto, cambiar la definición de la palabra “cuero” solo serviría para confundir».

En español
Por el momento, las reclamaciones de las organizaciones animalistas con respecto al cambio terminológico de la palabra «cuero» no han influido en los académicos de la Real Academia de la Lengua Española. En su última edición, el diccionario de la lengua española todavía define «cuero» en una de sus acepciones como «pellejo de los animales después de curtido y preparado para los diferentes usos a que se aplica en la industria».

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

comelz