El cuero apuesta por la asignación cero

| 4 octubre, 2021 | Comentario

La industria del cuero ha sostenido durante mucho tiempo que, como subproducto, sus materias primas, las pieles, no deberían soportar ninguna carga medioambiental derivada de la cría de ganado. Es lo que se conoce con el concepto de «asignación cero». En este sentido, la Confederación de Asociaciones Nacionales de Curtidores de la Comunidad Europea (Cotance) acaba de publicar un comunicado, en colaboración con la Federación Alemana del Cuero (VDL), para defender la asignación cero para la industria del curtido.

«¿Qué está en juego con la asignación cero?, se pregunta Cotance en su último comunicado. «Existe un debate a la hora de determinar la huella de carbono de los subproductos animales. Dos bandos se oponen. Por un lado, quienes incluyen los mataderos, están convencidos de que las emisiones de carbono que provoca una vaca durante su vida deben distribuirse entre la carne y la leche y también entre todos sus subproductos. Esto da como resultado una carga de dióxido de carbono (CO2) derivada de la agricultura, que se añade al cuero, y supone una desventaja para los subproductos animales en comparación con, por ejemplo, los productos sintéticos», explica la confederación de curtidores europeos.

«Solo los productos para los que se crió el animal, es decir, la carne y la leche, deben soportar la carga de CO2 de la cría de animales.»

Sin embargo, también señala que existe una potente comunidad científica que aboga por la asignación cero para el cuero. «Esto significa que solo los productos para los que se crió el animal, es decir, la carne y la leche, deben soportar la carga de CO2 de la cría de animales. A diferencia de los productos primarios de la cría de ganado (la carne y la leche), es posible que los subproductos como las pieles crudas no siempre se procesen y se conviertan en desechos. En las crisis de 2008 y 2020, esto sucedió con una gran cantidad de cueros y pieles», informa Cotance.

«Si las pieles disponibles en todo el mundo se desecharan en vertederos, su descomposición crearía un significativo CO2 adicional, que asciende a aproximadamente 5 millones de toneladas de gases climáticos nocivos. Según la calculadora de equivalencias de emisiones de la EPA de Estados Unidos, eso corresponde a las emisiones anuales de 1.087.400 automóviles promedio», recalca el lobby de los curtidores en Bruselas. «¡Eso es un gran ahorro! No desperdiciemos este recurso, ¡utilicémoslo!», concluye el comunicado de Cotance.

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

comelz