Los curtidores europeos apoyan una regulación armonizada de los requisitos medioambientales

| 3 septiembre, 2020 | 1 Comentario

cuero europaLa Comisión Europea quiere que su industria sea cada vez más verde. Para ello, ha puesto en marcha un ambicioso programa para regular la información sobre las características medioambientales de un producto. Desde la Confederación de Asociaciones Nacionales de Curtidores de la Comunidad Europea (Cotance) apoyan esta iniciativa por avanzar en la armonización de la información que se ofrece a los consumidores, «aumentando la simplificación y reduciendo las cargas administrativas, especialmente para las pymes», afirman desde la confederación de los curtidores.

No obstante desde Cotance aseguran que la información medioambiental «debe estar libre de cualquier elemento que pueda crear confusión al comprador». «Para ser legalmente conforme debe ser ante todo veraz y honesta, evitando los típicos oxímoron que ocultan la verdadera naturaleza del producto». Los representantes de los curtidores se refieren a la terminología equívoca tan habitual en el mercado, como, por ejemplo, «cuero de manzana», ya que «si es cuero, no tiene nada que ver con las manzanas», y, además, «oculta la verdadera naturaleza del material, el comprador no sabe si es cuero, si es cáscara de manzana y si contiene otros materiales, como plástico», explican. «Solo la información fiable permite una toma de decisión informada», añaden.

«Solo de esta forma se podrían evitar las diferencias entre enfoques nacionales y/o métodos similares (pero no armonizados). Es importante proteger el mercado interior de la UE para que no esté fragmentado»

Por otro lado, Cotance apoya la creación de un marco común en materia de requisitos medioambientales en la Unión Europea. «Solo de esta forma se podrían evitar las diferencias entre enfoques nacionales y/o métodos similares (pero no armonizados). Es importante proteger el mercado interior de la UE para que no esté fragmentado, lo que sería perjudicial tanto para los consumidores como para las empresas», explican desde la confederación.

Para medir la huella ambiental de las empresas, Cotance apoya «un enfoque voluntario-obligatorio». La comunicación sobre el desempeño ambiental debe ser voluntaria pero condicionada a la metodología PEF (basada en un Pefcr específico del sector). Se debe establecer un marco regulatorio que requiera que los sectores desarrollen un Pefcr. En el caso concreto del sector del cuero, se ha realizado sobre posibles vehículos de comunicación PEF para cuero y productos de cuero. Este reveló que las reglas actuales de asignación para cueros y pieles de animales no permiten la diferenciación entre diferentes cueros, ya que el impacto transferido del animal al cuero o a la piel, aunque pequeño, distorsiona sustancialmente el impacto del curtido. «Las reglas de asignación en el matadero y cómo se pueden comunicar los resultados de manera clara y significativa a los consumidores sigue siendo un trabajo pendiente», advierten desde la confederación.

En conclusión, Cotance considera que un marco armonizado europeo en materia medioambiental se adaptaría a la industria del cuero, donde la metodología de la huella ambiental (PEF/OEF) «sería la referencia», finaliza.

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , , ,

Categoría: Actualidad

Comentarios (1)

  1. Alfredo Espantaleón dice:

    LWG requirements would be a good starting point…

Dejar comentario

comelz