Cotance realiza un «análisis de la realidad»

| 5 octubre, 2020 | Comentario

«La única opción lógica, ética y sostenible es elegir el cuero». Así de contundente concluye el último comunicado lanzado por Confederación de Asociaciones Nacionales de Curtidores de la Comunidad Europea (Cotance), en colaboración de la asocación británica Leather UK. El texto distribuido por la confederación europea lleva por título «Un análisis de la realidad», y en él se trata de rebatir la idea extendida entre los consumidores según la cual los animales se crían únicamente para producir cuero. Como recuerda Cotance, este malentendido ha llevado a algunos grandes grupos de moda como Prada a abandonar el uso del cuero de canguro en sus productos o a Calvin Klein, Tommy Hilfiger y Mulberry a eliminan los cueros exóticos de sus colecciones. Los distintos grupos de presión animalistas imponen un relato en el que «para salvar la vida de los animales, debemos dejar de comprar cuero», explican los representantes de los curtidores europeos.

La gran mayoría de las pieles que se curten se recuperan de los desechos de la industria cárnica y láctea. Estas pieles son desperdicios que, de no curtirse, acabarían en vertederos o sería incenerados, con el consiguiente perjucio ecológico

Sin embargo, para Cotance «la realidad es muy diferente». La gran mayoría de las pieles que se curten se recuperan de los desechos de la industria cárnica y láctea. Estas pieles son desperdicios que, de no curtirse, acabarían en vertederos o sería incenerados, con el consiguiente perjucio ecológico. Incluso aquellas pieles que no proceden de animales utilizados para la alimentación humana tampoco tienen su origen en animales criados para aprovechar sus pieles. Por ejemplo, las pieles de canguro utilizadas por Prada se recuperan de animales sacrificados para proteger los pastizales y la vida silvestre en peligro de extinción. Asimismo, el pequeñísimo número de animales denominados exóticos sí se crían por sus pieles, pero «las cosas no son blanco y negro», adivierten desde Cotance, «ya que la demanda de este cuero impulsa la conservación de especies, hábitats y culturas, al tiempo que crea empleos e ingresos en poblaciones locales», añaden.

«La realidad es que dejar de usar cuero no evitaría la matanza de ninguno de estos animales», aseguran. La prueba está en que el consumo de carne ha aumentando el último año excepcionalmente en países como Brasil y Estado Unidos, sin embargo, la caída de la demanda de cuero ha caído casi un 20 por ciento y las pieles de estos animales destinados a la alimentación simplemente han acabado arrojadas a la basura.

En relación con las pieles exóticas, Cotance advierte de que «los sacrificios de canguros en Australia no están motivados por la demanda de cuero y continuarán incluso si no hay mercado para estas pieles. Para algunas especies exóticas, una interrupción en la producción de cuero podría amenazarlas a medida que dejan de ser productos valiosos y se transforman en plagas indeseables». La confederación europea pone como ejemplo los cocodrilos del norte de Australia, lo cuales tuvieron que ser sacrificaron casi en su totalidad después de que se prohibiera el uso de sus pieles, ya que se convirtieron en problemáticos depredadores para su hábitat. «Eliminar el valor añadido de sus pieles puede poner en peligro la misma supervivencia de estos animales», explican, y ademán recuerdan que fue por este motivo por el que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ya se pronunció en contra de la decisión de Chanel de eliminar el cuero de reptil de sus colecciones.

«El cuero está hecho de una materia prima renovable y sostenible y da lugar a productos duraderos que se degradarán cuando se desechan»

«La realidad es que renunciar al cuero no evitaría la matanza de animales, pero haría que los fabricantes lo reemplazaran por otros materiales», continúa el comunicado de Cotance y Leather UK. «Estos sustitutos serían inevitablemente plásticos, derivados de combustibles fósiles, para producir artículos de corta duración que, al ser desechados, contribuirían a contaminar el planeta». Además, llaman la atención sobre que «si bien las alternativas vegetales al cuero han recibido una publicidad masiva, la verdad es que ninguna de ellas está disponible en las cantidades suficientes para reemplazar el cuero. Además, casi todas se mantienen unidas al plástico, lo que las convierte en una solución imperfecta en el mejor de los casos». «Por el contrario, el cuero está hecho de una materia prima renovable y sostenible y da lugar a productos duraderos que se degradarán cuando se desechan», sostienen desde la confederación de los curtidores europeos. Y concluyen que «la realidad es que, en un momento en que la mayoría de la gente todavía come carne, lo que genera millones de toneladas de pieles, y cuando el terrible impacto de los materiales alternativos es cada vez más evidente, la única opción lógica, ética y sostenible es elegir el cuero».

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

comelz