A3 Leather Innovation Center ayuda a la curtición sostenible de pieles

| 30 enero, 2020 | Comentario

La industria española lleva años trabajando por hacer de la curtición de pieles una actividad más limpia y respetuosa con el medioambiente. Para ello, sus esfuerzos se centran en mejorar la gestión de los efluentes, minimizar la generación de desechos y reducir el uso de productos químicos contaminantes. Precisamente en este sentido, investigadores de la cátedra A3 Leather Innovation Center de Universidad de Lleida (UdL) en el campus de Igualada (Barcelona) han puesto en marcha un proyecto encaminado a hacer más sostenible el proceso de curtir pieles eliminando los productos químicos que son sustituibles, reduciendo el consumo de energía y agua y reutilizando todos los residuos posibles para tender hacia la economía circular.

En la investigación trabajan cinco curtidurías, una empresa de productos químicos y una depuradora, todos ellos de la comarca de Anoia. Se trata, por tanto, de una gran alianza del sector de curtidos de Igualada, que involucra a los diferentes actores de la cadena de producción de la piel y cuero, con el fin de hacer más sostenible su elaboración. La investigación ya ha dado sus primeros frutos y los cambios se están implantando a modo de prueba piloto en varias empresas de la zona.

Las mejoras ambientales previstas por el A3 Center contemplan la eliminación del 100 por ciento de las sustancias tóxicas y peligrosas con respecto al proceso convencional, así como los sulfuros y las emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV) en el lugar de trabajo y durante la vida útil del artículo de cuero. También esperan recortar un 30 por ciento los productos químicos aplicados en el acabado y un 50 por ciento el tiempo de remojo. Asimismo, buscan la reutilización de los todos residuos sólidos de ribera (proceso de eliminación del pelo).

La directora del A3 Leather Innovation Center, Anna Bacardit, cree que el trabajo conjunto de todos los actores de la cadena de valor hasta obtener el cuero acabado (proveedores de productos químicos, curtidores, gestor de las aguas residuales y el centro de investigación) «hará posible que las acciones de investigación posteriores sean extrapolables a un proceso global de producción de piel acabada que reducirá en gran medida el impacto ambiental y el consumo de productos químicos, agua y energía respecto al proceso actual». El objetivo final del proyecto es, según explica Bacardit, producir un cuero con «la calidad que exigen los clientes y las grandes marcas de moda para quienes trabajan los curtidores del clúster local».

TwitterGoogle+FacebookCompartir

Tags: , , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

comelz